Imagina si pudiéramos parar el envejecimiento

En años recientes se han publicado muchos artículos que defienden la idea de que el envejecimiento es una enfermedad curable, y artículos que critican y ridiculizan esa misma idea.

En el mundo existen criaturas que viven por muchos años, mucho más que nosotros los humanos. 

La ballena de Groenlandia es considerada como el mamífero más longevo en existencia. Esta ballena puede vivir más de 200 años y casi nunca contrae cáncer.

En el 2015, investigadores secuenciaron el genoma de una ballena de Groenlandia e identificaron genes relacionados con la reparación del ADN, el cáncer y el envejecimiento que podrían ser responsables de la larga vida de este espectacular animal.

¡La almeja oceánica es una almeja del tamaño de un puño que puede vivir hasta 500 años o más! Algunos investigadores creen que el secreto de esta robusta almeja para una larga vida es su capacidad para proteger sus proteínas del cualquier daño.

El mecanismo de protección de esta almeja, si logramos entenderlo mejor, podría conducir a tratamientos potenciales para enfermedades relacionadas con la edad como el Alzheimer, que es causado por alteraciones de las proteínas en el cerebro.

La medusa inmortal de mar hace algo aún más sorprendente, como lo dice su nombre, esta medusa es biológicamente inmortal. Estas medusas son pequeñas y se encuentran en el mar Mediterráneo y algunas aguas de Japón.

Esta medusa es un animal sorprendente, es el Benjamin Button del océano. En lugar de morir, la medusa se vuelve más y más joven hasta que comienza su vida una vez más, desde el principio. Su secreto podría ser su capacidad para transformar una célula en otro tipo de célula, algo de lo que también son capaces las células madre humanas.

Todos los seres humanos envejecemos con el paso del tiempo. La idea de que el envejecimiento es un proceso natural e inevitable es una idea muy antigua. Esta idea del envejecimiento es tan común que cuando una persona nonagenaria muere, decimos que murió por la edad o “causas naturales”. Aun cuando las causas reales son enfermedades relacionadas con la edad. 

Algunos científicos argumentan que necesitamos redefinir el envejecimiento. David Sinclair, un geneticista de la Escuela Médica Harvard, dice que el envejecimiento ya no se debe verse como una consecuencia natural del envejecimiento, sino como una condición en sí misma.

Las implicaciones de darle una nueva definición al envejecimiento podrían ser muy grandes. La Organización Mundial de la Salud y la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos clasifican las enfermedades, esto guía como se pueden probar, recetar y vender los medicamentos. Si el envejecimiento se caracterizara como una enfermedad, esto podría dirigir más investigación e inversión a este campo.

Cuando los biólogos hablan de envejecimiento, se refieren a la parte de deterioro del proceso como “senescencia” para evitar confusiones, dice David Gems, profesor de biogerontología del University College de Londres. “La senescencia es un cambio deteriórente y es claramente patológico”.

Los críticos dicen que clasificar el envejecimiento como una enfermedad estigmatizaría aún más a las generaciones mayores o podría desviar la atención de fomentar estilos de vida más saludables.

Una línea de análisis fructífera es “reconocer que el envejecimiento es el principal factor de riesgo de una serie de enfermedades que restringen y matan a las personas en la edad adulta. Enfermedades como coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes tipo 2, y demencia”, dice Alan Walker, profesor de ciencias sociales, política y gerontología social en la Universidad de Sheffield. 

Incluso si el envejecimiento no se redefine como una enfermedad, muchos científicos están de acuerdo en que la forma en que abordamos el envejecimiento debe evolucionar.

Esto es algo que no debería de ser controversial, en la medicina como en cualquier otra ciencia siempre debemos de tratar de descubrir nuevas verdades o posibilidades.

El hecho de que el envejecimiento no se reconoce como algo que puede ser tratado y mejorado, también evita que varios médicos en varias especialidades no trabajen juntos para tratar a un solo paciente con varias condiciones como demencia y diabetes. 

Las personas pueden tener un psicólogo para la demencia y un endocrinólogo para la diabetes, pero se tratan en silos. En cambio, necesita una fuerza laboral que pueda lidiar con la multimorbilidad de una manera integrada, dice Cristina Víctor, profesora de gerontología y salud pública en la Universidad Brunel de Londres.

¿Y qué hacemos con esta información? Como individuales y sin ser profesionales en este ámbito, lo que podemos hacer son cosas simples que pueden alargar nuestra duración de vida. En su libro “Lifespan. Why We Age and Why We Don’t Have To” Doctor David A. Sinclair recomienda algunas cosas que todos podemos hacer como comer con menos frecuencia y hacer ejercicio. 

Comer menos y con menor frecuencia no es desnutrición; no es hambre. El Doctor Sinclair dice que no se trata de que adolescentes utilicen esto como una razón para no comer suficiente, pero la mayoría de los adultos comemos demasiado y comemos con mucha frecuencia. 

En lo personal seguiré educando más sobre este tópico y escribiré sobre lo que me parece interesante y que vale la pena compartir. Tenemos que tener la mente abierta a nuevas maneras de pensar sobre ideas que nos pueden beneficiar a todos. La ciencia es el ejercicio de ideas y experimentos constantes para descubrir nuevas cosas.

¿Tú qué piensas?                                                                    

Photographs and time

Time is interesting. Every time I look at old photos of places we visited, our kids, family, etc. I smile and can’t help but feel nostalgic about it. But, when I look at these photos, the only thing I can remember from those moments is good and positive things. Even when I know that there are stories of frustration behind some of those photos, I can only think of the good times when I see them.

Capture moments of your family, of the places you visit, of random moments, and then look at them later. You’ll never forget the good moments when you see these old photos, and I am pretty sure you won’t remember the negative stuff. For example, we have run into issues and frustrating moments almost every time we travel, but those frustrating moments don’t come to mind when I see photos of those travels. Why is that?

People say, spend your time and money on experiences and not on things. I agree with that; however, take some photos or video from those experiences, at least one photo or a short video. You’ll treasure that a lot and for many years in the future.

Time almost always makes me forget about bad experiences, but the good moments, the happy moments, those memories always stay with me, and old photos or a video from those moments trigger even more happy memories. That is one of the reasons I love photography.

Photographs are, in my opinion, a time travel machine that takes you back to those specific moments and motivates you to seek new experiences and moments like that. A photograph is a fantastic time capture machine. Use it to capture moments and experiences. You won’t regret it.

Las palabras son inofensivas, nuestras reacciones no tanto

¿Qué sientes cuando alguien te dice algo ofensivo? ¿Respondes inmediatamente con otra palabra ofensiva? ¿Te enojas, Te sientes mal?

Las palabras no es más que un sonido que utilizamos para comunicar entre nosotros. Si escuchas una palabra, o toda una conversación en un lenguaje que no conoces, no significara nada para ti, no hay significado, solo sonido emitido por las personas hablando.

Si alguien te dice una palabra con un significado malo y abusivo, te sentirás ofendido, atacado, sensible, enojado, etc. Pero las palabras no son las que te ofenden, las palabras son únicamente sonidos, no pueden atacarte u ofenderte. Si te ofendes con palabras que escuchas, o te hacen sentir mal, enojada(o), o triste, lo que experimentas es una reacción a esas palabras. Estás reaccionando. Las palabras solamente tienen el significado que les das.

Cuando reaccionas con emociones fuertes a palabras que escuchas, entonces eres esclava(o) de estas palabras y de las personas que las dicen. Estas personas tienen poder sobre ti, controlan tus sentimientos, porque controlan tus reacciones.

No reacciones, escucha, y responde a estas palabras, pero no reacciones de manera negativa a estas. Si alguien te dice algo con el fin de que reacciones negativamente, no lo hagas, puedes responder con un mensaje neutro, a lo mejor hasta con una sonrisa, y sigue adelante, recuerda, tú tienes el control de tus emociones, no le des este poder a otras personas o sonidos.

¿Por qué Viajamos?

Viajamos porque nos gusta descubrir cosas nuevas, descubrir nuevas comidas, arquitecturas, y porque nos gusta ver cosas que no hemos visto todavía.

Mi esposa Felly y yo somos diferentes, pero somos conscientes que al viajar nuestras metas, alegrías, y curiosidad se entienden. Podría decir que somos nómadas de corazón y de espíritu. Pero nos gusta tener un lugar base al cual le podamos llamar hogar.

Viajar te alimenta el espíritu, y te abre la mente, pero no hay duda que todo esto es siempre mejor, con Felly a mi lado mirando hacia al frente. Tomados de la mano, nos aventuramos y llenamos nuestros ojos y nuestra mente, de todo aquello que descubrimos y experimentamos día a día en varios continentes.

Viajamos porque nos gusta absorber nuevas culturas y su gente, así como las comidas y todo el ambiente. Esto es, sin duda, un regalo que nos damos a nosotros para alimentar nuestra curiosidad, porque no cabe duda que viajar es alimento y medicina para el alma y la mente.

Aquí estamos, pensando y planeando el próximo viaje, la próxima aventura, y aun cuando después de viajar nos sentimos un poco agotados, siempre estamos listos, soñando cuál puede ser el siguiente lugar para descubrir, conocer, y transportarnos a un nuevo ambiente.

Viaja y disfrútalo, al fin y al cabo, conocer nuestro mundo, diferentes países y ciudades, así como su gente, es, en mi opinión, lo mejor que puedes hacer con la persona que quieres. Viajar solo/sola es también recomendado, solo viaja, sal de la rutina, y disfruta de la vida sin todo el argüende.

Viaja y date permiso y oportunidad de conocer a otra gente, sus costumbres, su comida, y todo su ambiente. Viajar te habré la mente, te inspira, y también te vuelves más simpático de toda la gente. No hay razón para no viajar, somos todos nómadas de corazón y estoy seguro de que está en nuestros genes. 

Vamos, pues, a darle duro y a conocer este mundo que nos espera con una gran variedad de comida, arquitectura, cultura, y claro, con toda su gente.

The Mountaineering Club

You might not realize that you have arrived from the outside, it’s a hotel, and it doesn’t look like the place I’m about to describe below. So give yourself a chance and trust me, go around the block and park in the public parking lot, or drive to the side of the hotel and let the valet service park your car for you.

You have arrived; you are at the Graduate Hotel in Seattle. The name is perfect due to its location. It’s just a few blocks from the University of Washington campus. Once you enter the hotel and walk towards the lobby, you’d be surprised by the tasteful decoration of this place. Its atmosphere is warm and welcoming.

There is a long hallway with a large coffee table across it. There is an oversized couch on both sides with tall bookcases behind it. These bookcases go from floor to ceiling, really. There is a fireplace with chairs for those cold and dark winter days. In the back there are some tables, chairs, and other seating areas for people to study, read, write, or hang out. It’s a beautiful place, and this is the lobby of the Graduate Hotel in Seattle.

Let’s go back to the main topic of this post, the brunch place. You hike up to the 16th floor from the lobby using the elevator, of course. Once you arrive on the 16th floor, the hostess welcomes you, and then all around you, it’s a fantastic panoramic view of the mountain ranges surrounding Seattle. The decoration at this place is lovely. It feels as if you are in a movie about explorers from the 1800s – or perhaps, Indiana Jones.

The decoration of this place is elegant and casual at the same time. There’s lots of leather furniture, a dark color palette, and lots of wood. It’s charming and warm. This place has been open as a club/bar for a while, and serving brunch is a newer offering, and I am so glad for this.

We walked outside to our table, it’s on the patio, with views all around us. Each table has a small heater lamp on top of it, so don’t worry, even when you are outside, you’d feel warm and cozy. Not all the seating arrangements are tables and chairs. I saw a few couches and coffee tables, and there were people having brunch there too.

The brunch menu is simple and short. I like that. The less I have to think about my choices, the better. I like the Cheesecake Factory, but their menu is almost as extensive as the War and Peace book. Yes, it’s an exaggeration.

Inside, they have a self-serving area where you can get coffee and tea. I like this; you can get your coffee whenever you want, and as much as you want. It makes me feel independent because I can serve my own cup of coffee.

We ordered our food, it was skillet-baked eggs for me, and it was delicious. We enjoyed our brunch, the coffee was great, the decoration was lovely, and the views were fantastic. Brunch at this place was a pleasant experience, and we are coming back. At The Graduate Hotel, The Mountaineering Club is a new favorite brunch place in Seattle.